Ads
Twitter
Facebook

El corrido de Adelita

A las Adelitas se les reconoció su participación importante en la revolución mexicana, entre sus mas importantes participaciones como enfermería y provisiones en los campos de batalla para los soldados, y en muchos casos se llego archivar la participación de algunas mujeres Adelitas en la misma guerra.

Las Adelitas enfermeras

Entre el frente revolucionario Division del Norte las mujeres valientes mexicanas tenían participación atendiendo a los malheridos bajo el mando de Leonor Villegas

corrido de adelita

Quien fue la Adelita del corrido famoso?

Los historiadores han escudriñado la historia y sus archivos desempolvando la verdadera identidad de la famosa Adelita del popular corrido revolucionario mexicano, se identifico como Adela Velarde Perez que se desempeñaba como asistente de urgencias en el pelotón de Division del Norte, originaria de Chihuahua ella fue la mujer a la que se refieren en este popular corrido, curiosamente su abuelo fue amigo del presidente Benito Juarez

adelita corrido

Quien le compuso el corrido?

El soldado malherido Antonio del Rio Armenta,  medio tiempo compositor, creo este corrido para Adelita como agradecimiento y cortejo ya que era poseedora de una belleza recia y salvaje.

  Famosa ante las cámaras

Tan famosa estaba destinada a ser esta mujer que a la tierna edad de 10 años ya había sido fotografiada en las entrañas de los pelotones mexicanos a punto de partir a la batalla, esta foto se hizo famosa fue tomada por el diario de la época La Nueva Era , recibió una ola de atención y todos querían conocer a la guerrera mexicana en el año de 1912

La canción de Adelita se usó como himno de batalla, se tocaba en las batallas ganadas como celebración del regreso a casa con sus familias, se convirtió en un símbolo para los soldados mexicanos que buscaban el coraje para imponerse ante los opresores.

 Se fue Adelita

Dejo de existir a causa de un mal formado cáncer en el hospital de Texas USA en el año de 1971 ampliando aún más los misterios de su identidad y que tanto fue su influencia en el resultado de la revolución, muchos dicen que tenía mucho poder político por parte de su familia ya que su padre era muy allegado al presidente Benito Juarez

Letra del corrido de Adelita

En lo alto de una abrupta serranía
acampado se encontraba un regimiento
y una moza que valiente lo seguía
locamente enamorada del sargento.
 
Popular entre la tropa era Adelita,
la mujer que el sargento idolatraba
que además de ser valiente era bonita
que hasta el mismo coronel la respetaba.
 
Y se oía que decía
aquel que tanto la querí…
Si Adelita se fuera con otro
la seguiría por tierra y por mar,
si por mar en un buque de guerra
si por tierra en un tren militar.
 
Si Adelita quisiera ser mi esposa,
y si Adelita ya fuera mi mujer,
le compraría un vestido de seda
para llevarla a bailar al cuartel.
 
Y después que terminó la cruel batalla
y la tropa regresó a su campamento
por la vez de una mujer que sollozaba
la plegaria se oyó en el campamento.
 
Y al oírla el sargento temeroso
de perder para siempre su adorada
escondiendo su dolor bajo el reboso
a su amada le cantó de esta manera…
 
Y se oía que decía
aquel que tanto se moría…
Y si acaso yo muero en la guerra,
y mi cadáver lo van a sepultar,
Adelita, por Dios te lo ruego,
que por mí no vayas a llorar.

EL Surgimiento Mexicano y sus famosos corridos de la revolución

corridosrevolucionariosenmexico

El ambiente de crispación y la epoca de oro de los corridos revolucionarios en México estalló con la publicación del libro de La sucesión presidencial, escrito por Francisco Madero. El libro fue acogido por los mexicanos como un empujón para que el país cambiara, dejando fuera de estos planes a Porfirio Díaz, que dirigía en estos momentos una dictadura paternalista insostenible.

Los duros momentos que vivieron los mexicanos hasta conseguir su cometido, hicieron que fuesen necesarios otras maneras de poder relajarse y crear un mejor ambiente de convivencia. Por esta razón, comenzaron a surgir distintas músicas que acompañaban a los revolucionarios en su lucha. No había pasado demasiado tiempo desde el inicio de la revolución, cuando comenzó a sonar de manera  constante, el vals romántico de Juventino Rosas, Sobre las Olas, o En alta mar, de Abundio Martínez, que llegaba incluso a Europa.

Además, buscaban cualquier excusa para celebrar en cualquier lugar verbenas y fiestas, con música ofrecida por las bandas de los pueblos. De esta manera olvidaban por unos momentos la situación que vivían y tan solo se divertían.

En el año 1910, comienza el apogeo del corrido revolucionario y las canciones románticas creadas desde los campos de batallas. En estas composiciones se tocan temas como los héroes anónimos y sus caballos, pero el tema más repetido es el de la mujer que sufría tanto en la batalla como por sus hombres queridos que luchaban. Eran conocidas como las soldaderas.

Con el auge de este tipo de canciones, comenzaron a surgir otros cantantes de este estilo, uno de ellos fue Don Gregorio de Gante, que era más conocido por su gran poesía que por su voz. Creó los conocidos como rebozos, que trata de canciones románticas enfocadas a la revolución.

La revolución fue expandiéndose por todo el país con el cometido de cambiar la nación. En sus traslados de un lugar a otro se crearon otro tipo de canciones. Estas eran tanto tristes, recordando su tierra y a su familia, como alegres, para conseguir subir el ánimo. Entre ellas, es necesario destacar “La marcha dragona”, “Diana”, las arrebatadas y los corridos. Estos últimos contaban con un gran experto en su creación, Samuel Margarito Lozano.

Nacen Nuestros Corridos Revolucionarios

Estas canciones que en un principio se cantaban en estas marchas, fueron poco a poco pasando de boca en boca y se convirtieron finalmente en composiciones que cantaba todo el mundo. Es cierto que no todas tuvieron esta trayectoria, pero hay canciones como “La Marieta” que no solo traspasaron a distintos estratos sociales y lugares, sino que llegó hasta Europa, se piensa que a través de las travesías de los barcos franceses entre México y su país.

Todas las canciones creadas durante la revolución, sobre todo los corridos y las piezas románticas, siguen un patrón literario similar. Existen giros que son difíciles de entender para quien no es de la tierra y sobre todo, grandes descripciones, ya que además de ser un medio de mostrar o paliar sentimientos, también se utilizaban como forma de comunicación, dando información a quien escuchaba de cómo era el lugar donde se encontraban los revolucionarios y cómo era su lucha. La manera más sencilla que tenían los revolucionarios de trasladar sus impresiones era a través de los trovadores o juglares, que recorrían todo México con una guitarra bajo el brazo, y cantando todas esas composiciones. De esta manera, no solo se daba la información, sino que, al resultar canciones pegadizas, se quedaban en la mente de sus espectadores, y ellos mismos las difundían.  Finalmente, era posible oírlas en cualquier lugar, no era necesario que esas personas hubieran escuchado directamente a los juglares. Así que en cualquier lugar se podrían escuchar frases como “si Adelita quisiera ser mi novia”, “por tus amores yo he sufrido”… canciones con temática del amor a distancia y de los enamoramientos.

En las ciudades, donde se encontraban las familias burguesas, se creaban muchas composiciones. Surgieron canciones como los valses “Tristes jardines” o “Alejandra” de estilo afrancesado, pero no trataban de la lucha directa en las trincheras como las anteriores, sino que trataban de los sentimientos que estaban de moda en ese momento. Estas canciones, no llegaban a la línea de combate, sino que amenizaban a los más pudientes. Hay que tener en cuenta que estas personas vivieron la revolución, pero de una manera totalmente distinta a los que pertenecían a estratos de la sociedad inferiores, por lo que sus obras también eran muy distintas. Tenían una lucha cercana, pero no se sentían parte de ella.

Los carrancistas aparecían en Ciudad de México habitualmente vestidos con sus trajes de militar color caqui y un sombrero. Era cierto que su presencia causaba conmoción, pero realmente todos luchaban por la revolución, y tenían sus canciones. Se divertían en lugares públicos y teatros, donde era habitual escuchar composiciones dirigidas al General Villa y a Zapata. En los lugares públicos se escuchaban más otro tipo de bandas, más animadas.

En septiembre de 1913, en el Teatro Principal, nació la canción más representativa de la Revolución Mexicana. Hablaba del amor de los hombres de la revolución hacia la mujer del lugar. Se conoció como “Ojos tapatíos” y era escuchada por todos los militares que estaban en la línea de fuego. Esta composición era una parte de la obra de José F. Elizondo y Fernando Mendez, llamada “Las musas del país”. Era la primera vez que realmente se juntaba música y teatro para animar los malos momentos que pasaban los militares en los campos de batalla.

Para terminar, podemos concluir diciendo que como se puede observar, la música tuvo una gran importancia en la Revolución Mexicana. Fue una manera para que, tanto las personas que estaban luchando directamente, como las que estaban en sus casas esperando que sus militares estuvieran sanos y salvos,   tuvieran momentos de relajación y de distracción. Además era una manera excepcional de comunicación entre las dos partes, gracias a la labor de los trovadores.

Estas canciones son recordadas aun habitualmente, ya que su divulgación fue muy grande y terminó por pasar de padres a hijos, creando algunas de las canciones populares de México